Un día Nuestra Gran Novela he de escribir
y revivir en un libro de rosas,
En cada hoja un juramento temblará
y ahí estará tu carita hermosa,
Pobre será mi prosa,
Mas, habrá tu encanto
Porque yo pondré tus
lágrimas
en los pétalos de la más bella rosa.

Los dos escribiremos…,
Huum huum…

Un día nuestra gran novela he de escribir
y aquel vivir,
Con sol de vacaciones,
Las ilusiones quiero bien compaginar
y la ofrenda de un Amor de Leyenda,
Y será emblema sincero
el trinar de las aves,
Y el primer “Yo te quiero”
leve cual arpegio suave.
¡No!
¡Ni una sombra angustiosa!
(Apocalipsis 21:4)
Mas…
¡Sólo tan bellas cosas!
(1ra Corintios 2:9)
Un día nuestra gran novela haré abrir
Por revivir su más bello pasaje,
Tras resoplar todo el polvo que juntó
Yo leeré… y los dos reiremos,
Para sentir esa gran pasión,

                     “Our Novel”

One day Our Great Novel I will write,
and relive in a book of roses,
On each sheet an oath will tremble
and there will be your beautiful face;
Poor my prose will be,
however, it will have your charm,
Because I will put your tears
in the petals of the most beautiful rose.

The two of us will write
Huum, Huuum….

One day our great novel I will write
and those living with vacation’s sun;
The illusions I want to compaginate
and the offering of a Legendary Love;
And… it will be sincere emblem
the chirping of birds;
And… the first "I love you"
slightly as soft arpeggio.
¡No!
¡Not a harrowing shadow!  
(Revelation 21: 4)
¡Only beautiful things!  
(1 Corinthians 2: 9)
One day our great novel I will open
to relive its most beautiful passage,
After blowing all the dust gathered,
I will read, and both of us will laugh
to feel that great passion,

                     “Our novello

Un giorno Nostro Gran Romanzo devo scrivere e rivivere in un libro di rose,
In ogni foglia un giuramento tremerà
e lì starà il tuo bello viso,
Povero sarà la mia prosa,
Ma, ci sarà il tuo incanto
Perché io metterò le tue lacrime
nei petali della più bella rosa.

I due di noi scriveranno
Huum, Huuum….

Un giorno nostro gran romanzo devo scrivere e quello vivere, con sole di ferie,
Le illusioni voglio bene conciliare
e l'offering di un Amore di Leggenda,
E sarà emblema sincero
il trillare degli uccelli,
Ed il primo "Io ti voglio"
lieve quale arpeggio soave.
No!
Né un'ombra angosciosa!
(Apocalisse21:4)
Ma Solo tanto belle cose! (1ra Corinzio2:9)
Un giorno nostro gran romanzo farò aprire
Per rivivere il suo più bel passaggio,
Dopo sbuffare tutta la polvere che raccolse,
Io leggerò ed i due rideremo,
Per sentire quella gran passione,

Eterno
Share on Facebook
Share on Twitter
Español-3 Español-1 index Español-5

Oración Final

Dios Padre y Madre de todo lo existente, Santificado y Bendito sea TU NOMBRE en cada rincon de tu SER. En los tiempos difíciles que atraviesa la humanidad y tal vez otras especies en otros planetas, yo ruego por tu comprensión, justicia y compasión por todos los pecadores de la era presente como también por todas las criaturas que han existido en el pasado eterno en tu SER sin fin; Que muchos sean llamados y muchos escogidos para vida eterna; Que sean ellos también llevados al camino recto, y con Justicia y misericordia sean corregidos como yo mismo estoy siendo corregido, abandonando el pecado y amando los Buenos Mandamientos; Que Tu Espíritu Sagrado, Tu Espíritu Santo en nosotros sea como un aceite que mantenga encendida la luz interior y así como lámparas nos alumbremos los unos a los otros dándonos entendimiento y ayuda en estos peligrosos tiempos cruciales; Que la semilla de la felicidad sembrada en mi también nazca en ellos; Que esa promesa de felicidad le llegue a cada criatura que existe en todo tu SER INFINITO, desde los lugares en la cercanía hasta esos lugares inalcanzables a nuestra imaginación pero cerca de Ti que eres el Omnipresente; Y que todo lo que nazca en las generaciones futuras hereden la misma bienaventuranza encontrando mundos llenos de Paz, Prosperidad y Eterna Armonía. Vénganos Tu Glorioso Reino. Gracias por ese alguien que habla la canción a quien espero, con cuerpo glorificado, encontrar después de la muerte. Pido todo esto en su nombre y en el nombre de toda criatura que lo ama y lo respeta. Usted es la Mente Multiversal; USTED ES LA VERDAD.

Última canción a la Novia…., a los hijos e hijas de Dios, ya glorificados en los Cielos.

Creo importante, amigo lector, que tengas claro en tu mente cual es la situación en la cual se va a encontrar la humanidad cuando se establezca la MARCA de la bestia como condición para

comprar y vender.


La postura del Anticristo


La Biblia dice así:

"Y [el falso profeta] hacía que a todos,  pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y  esclavos, se les pusiese una marca en la  mano derecha, o en la frente; y que  ninguno pudiese comprar ni vender, sino el  que tuviese la marca o el nombre de la  bestia, o el número de su nombre. Aquí hay  sabiduría. El que tiene entendimiento,  cuente el número de la bestia, pues es  número de hombre. Y su número es 666."  (Apocalipsis 13:16-18)


LA POSTURA DE DIOS


La Biblia también dice así:

"Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran  voz: Si alguno adora a la bestia y a su  imagen, y recibe la marca en su frente o  en su mano, él también beberá del vino de  la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en  el cáliz de su ira; y será atormentado con  fuego y azufre delante de los santos  ángeles y del Cordero; y el humo de su  tormento sube por los siglos de los siglos. Y  no tienen reposo de día ni de noche los que  adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie  que reciba la marca de su nombre. Aquí está  la paciencia de los santos, los que guardan  los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.  Oí una voz que desde el cielo me decía:  Escribe: Bienaventurados de aquí en  adelante los muertos que mueren en el  Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de  sus trabajos, porque sus obras con ellos  siguen. “  (Apocalipsis 14:9-13)


Una Gran Prueba de vida o muerte a todos los habitantes de la tierra


Por un lado el gobierno dictatorial y demoníaco que se establecerá en la tierra te exigirá a ti y a toda tu familia llevar una marca en la frente o en la mano para poder comprar y vender; Y se te querrá obligar a adorar al diablo y a la bestia con amenaza de muerte si te niegas. Si acepta la postura del anticristo y te dejas marcar, entonces salvarás tu vida temporalmente y podrías comprar comida, agua, gasolina, ropa; Podrías comprar todo lo que hasta ahora has estado haciendo, en fin, podrías comprar todo lo que se compra y se vende, pero estaría bajo la sombra del mal y perderías tu alma. Tú serías uno de los habitantes de la tierra que recibiría el castigo de las 7 copas de la ira de Dios descritas anteriormente.

Y es una GRAN PRUEBA pues por otro lado Dios advierte a la humanidad de las consecuencias de aceptar la MARCA de la bestia y te aconseja no aceptarla; Pero esto significa que tu vida dará un cambio brusco, aparentemente dejarás de funcionar en el mundo pues será difícil conseguir un trabajo, ni podrás comprar alimento ni nada que se venda en las tiendas. La desesperación podría llevarte a la tentación de dejarte marcar para funcionar en la sociedad normalmente. Mi consejo para ti es el mismo consejo de Dios: NO RECIBAS LA MARCA. Todo el que tenga los medios debería tener presente el consejo de José  (Genesis 41:25-36). Pero por encima de todo confiar en Dios, pues la Biblia promete protección, durante todo el tiempo del reinado del Anticristo los cuales son tres años y medio (Ver Apocalipsis 13:5), a aquellos creyentes que han sido obedientes a los Mandamientos de Dios (Ver Apocalipsis 3:10, 12:6) ; Pero si tienes que pasar hambre o aun morir hazlo siendo fiel a tu CREADOR.

Recuerda una vez más que la canción del ensueño suena como un ultimatum, un anuncio de Juicio y Salvación para el mundo.

Dios mismo a través de la fe nos obliga a ser positivos. Por lo tanto, aunque sea caminando por caminos estrechos, cree que Dios nos acompañará a través de toda prueba dandonos al final la victoria al resucitarnos para vida eterna feliz.

Te recomiendo los libros: “El exorcista” por William Peter Blatty, “El Ayuno: Una cita con Dios” por Diana Baker y el Nuevo Testamento completo en la Biblia, SIGUIENDO el consejo del Apostol Pablo que dice: “Escudriñadlo todo, retened lo bueno.” También lee en el Antiguo Testamento el Salmo 37.


El Cristo te dice:


"Porque todo el que quiera salvar su vida, la  perderá; y todo el que pierda su vida por  causa de mí y del evangelio, la salvará.  Porque ¿qué aprovechará al hombre, si  ganare todo el mundo, y perdiere su alma?"

(San Marcos 8:35-36)


Yo  te  digo:


Morir por causa del Evangelio (excluyendo, desde luego, los versos indeseables mencionados antes) es hacerlo por una causa buena pues el Evangelio apoya los Buenos Mandamientos y la promesa de vida eterna después de la muerte; Y mejor es heredar un REINO eterno donde mora la ley, el orden, la alegría, y la prosperidad de todos que un reino siniestro, demoníaco, corrupto, pobre y triste.

En estos tiempos trascendentales recuerda el consejo que dice:

“VELAD , PUES, EN TODO TIEMPO ORANDO…”

(San Lucas 21:36)


Esta es mi firme posición:

Si yo tuviera que morir por una causa , lo haría por ese alguien que habla la canción y por Dios que es LA MADRE VIDA, EL ESPACIO PENSANTE, EL INFINITO, ETERNO Y ABSOLUTO ESPACIO VIVIENTE, LA FUENTE, en cuyas manos es dejado el libro de apocalipsis.

ÚLTIMA ADVERTENCIA

Top

Capítulo 6  (los 7 sellos)

6:1
Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira.
 6:2  Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.
 6:3  Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira.
 6:4  Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.
 6:5  Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí
un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.
 6:6  Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.
 6:7  Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira.
 6:8  Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con
hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.
 6:9  Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.
 6:10  Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?
 6:11  Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.
 6:12  Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre;
 6:13  y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.
 6:14  Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.
 6:15  Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes;
 6:16  y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;
 6:17  porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

8:1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.
8:2  Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.

Las 7 trompetas

 8:6  Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.
 8:7  El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.
 8:8  El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
 8:9  Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.
 8:10  El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.
 8:11  Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.
 8:12  El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche.
 8:13  Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: !!Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!


Capítulo 9


 9:1  El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo.
 9:2  Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo.
 9:3  Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra.
 9:4  Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes.
 9:5  Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre.
 9:6  Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.
 9:7  El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas;
 9:8  tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones;
 9:9  tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla;
 9:10  tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses.
 9:11  Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.

 9:13  El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios,

 9:14  diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Eufrates.

 9:15  Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres.

 9:16  Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número.

 9:17  Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre.

 9:18  Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca.

 9:19  Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban.

 9:20  Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar;

9:21  y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.


Capítulo 10 (El angel con el librito)

Capítulo 11 (Los dos testigos)


La 7ma trompeta


 11:15  El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

 11:16  Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios,

 11:17  diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado.

 11:18  Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.

 11:19  Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto  y grande granizo.  


Capítulo 12 (La mujer y el dragón)

Capítulo 13 (Las dos bestias)


13:1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

13:2  Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

 13:3  Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia,

 13:4  y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

 13:5  También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.

 13:6  Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo.

 13:7  Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación.

 13:8  Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

 13:9  Si alguno tiene oído, oiga.

 13:10  Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos.

 13:11  Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.

 13:12  Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.

 13:13  También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.

 13:14  Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

 13:15  Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.  

13:16  Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;

 13:17  y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

 13:18  Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es 666.  


Capítulo 14 (El cántico de los 144 mil)

El mensaje de los tres ángeles


14:6  Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,

 14:7  diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

 14:8  Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

 14:9  Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,

 14:10  él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;

 14:11  y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

 14:12  Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

 14:13  Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.


Capítulo 15 (Los ángeles con las siete postreras plagas)


15:1 Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios.

 15:2  Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios.

 15:3  Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.


Capítulo 16 (Las 7 copas)

16:1 Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios.

 16:2  Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen.

 16:3  El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.

 16:4  El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.

 16:5  Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.

 16:6  Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.

 16:7  También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.

 16:8  El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.

 16:9  Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

 16:10  El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas,

 16:11  y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.

 16:12  El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.

16:13  Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas;

 16:14  pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

 16:15  He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

 16:16  Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

16:17  El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está.

 16:18  Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.

 16:19  Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.

16:20  Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.

16:21  Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.  


Capítulo 17 (Condenación de la gran ramera)

Capítulo 18 (La caída de Babilonia)

Capítulo 19 (Alabanzas en el Cielo)

La cena de las Bodas del Cordero


19:9  Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las

bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.


El jinete del caballo blanco


19:11  Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

 19:12  Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.

 19:13  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.

 19:14  Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

 19:15  De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

19:16  Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

 19:17  Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios,

 19:18  para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes.

19:19  Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.

 19:20  Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.

 19:21  Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.  


Capítulo 20 (Los mil años)


20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.

 20:2  Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

 20:3  y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.

20:4  Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

 20:7  Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,

 20:8  y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.

 20:9  Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.

 20:10  Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la

bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.


El juicio ante el Gran Trono blanco

 20:11  Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

 20:12  Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

20:13  Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

 20:14  Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

 20:15  Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.  


Capítulo 21 (Cielo nuevo y tierra nueva)


21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.

 21:4  Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

 21:5  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, YO hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

 21:6  Y me dijo: Hecho está. YO soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

 21:7  El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

21:8  Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.



*** (Aquí termina este resumen del libro de Apocalipsis). ***

Fausto A. Fernández - Septiembre 30, 2016 - U.S.A.

Dios te bendiga, lector, a ti y a tu familia.

Pasa el ratón por este botón para encender el encabezamiento con el reproductor de audio

Te invito a mirar los dos siguientes videos.